Apenas nos damos cuenta del paso del tiempo, solo lo notamos en ocasiones cuando te reencuentras con compañeros, con personas que han compartido tu mas tierna infancia como es el caso de nuestro “ cinquecento”.

El cinquecento es el nombre con el que hemos rebautizado bromeando a todos los que nacimos en el 1962, según una costumbre local cuando cumples 50 “añitos” organizas las fiestas de Los Santos de la Piedra, Abdon y Senent nosotros somos los festeros del 2012, personalmente y viendo las cosas desde fuera pensaba que era un costumbre estúpida, hoy retiro lo dicho, muchas veces las cosas nunca son lo que parecen, y es que empezando por mi, “mea culpa” se juzga a la ligera y sin ningún conocimiento de causa.

Ahora metida en “la causa” lo veo todo de diferente color, no estaba muy convencida de formar parte de esta costumbre popular ahora soy “ una convencida mas“.

El primer día que fui con mis “quintos” me sorprendió ya que ni siquiera sabia que algunos de ellos lo eran, solo conocía a los que estábamos juntos en el colegio, por lo visto somos bastantes mas , chicos y chicas con los que apenas intercambio saludos a diario, o sea eramos desconocidos-conocidos y poco mas, desde ahora amigos para siempre.

Anoche nos fuimos de cena, al, campo en la caseta de Miñana tenemos otra costumbre, celebrar los cumpleaños de cada uno de nosotros mes por mes, ayer la primera ronda fueron Mari Carmen, Ana, Mª Jose y Juan.

Las risas, las bromas y el compartir es la tónica general………… cenamos, los cumpleañeros apagaron sus velas, aparecieron regalos sorpresa para ellos que casi nos matan de risa, les dimos una sorpresa pero no era nada comparada con la que ellos nos habían preparado a nosotros, en algún momento desaparecieron para aparecer disfrazados………..JUAS, JUAS , JUAS no os lo podéis ni imaginar, me partía de risa literalmente, al final todos disfrazados bailando al son de la música que nos había traído Luz Mª, toda la noche de bailoteo en pleno campo, sin molestar a nadie, con una complicidad entre nosotros increíble, teniendo en cuenta que casi a pasado medio siglo.

Después de todo el tiempo que ha pasado desde que compartíamos juegos y alguna que otra pelea en el colegio, es increíble comprobar que aun somos niños, que dentro de nosotros aun conservamos ese niño despareció con el tiempo, con los problemas del día a día, al estar juntos de nuevo surge la magia y aquellos niños aletargados salen de nuestro interior como si el tiempo no hubiese pasado, las risas y los juegos afloran de nuevo, nos transportan al pasado no parecemos los del “cinquecento” si no los compañeros de clase que deje de ver hace tiempo.

Somos los mismos niños, solo que con alguna cana y algún kilo de mas.

Popularity: 12% [?]